jump to navigation

July 10, 2002

Posted by Tindriel in La vida, Yo soy yo.
trackback

10 de julio de 2002

Después de casi un mes desconectada de este mundo virtual, he decidido regresar, aguijoneada por mi querida amiga Rapunzell. Desconocedora de que había creado mi propio blog, me animó a hacerlo, y a seguir escribiendo cuando se enteró de la existencia de semejante página plagada de paranoias. En fin, el caso es que he vuelto.
Quizás necesite saber que puedo expresarme con entera libertad aunque nadie vaya a leerme (o eso creo). Que puedo decir lo que me salga de las narices, sin preocuparme por hacer daño o no, porque en realidad nadie sabe lo que escribo. Aún así, no es mi estilo meterme con nadie. Suelo ser bastante sincera, lo cual acarrea serios problemas con aquellos que no agradecen dos verdades a tiempo. Pero si hay algo con lo que no suelo serlo es con mis sentimientos. No es que me dé vergüenza. Es que me da miedo que me rechacen. Estoy harta de abrirme y de que me hagan daño, por lo que adopté la medida, hace ya algún tiempo, de no abrirme, no enamorarme, no perder el control de mis sentimientos y no revelarlos jamás. Pero incumplí mi promesa hace unos meses. Me enamoré, perdí el control, me sinceré y…era feliz. Hasta que él decidió no seguir y a mí se me rompieron, una vez más, las ilusiones. He vuelto a mi caparazón, y ya no quiero salir de él. Dicen que es difícil, que esas cosas no puedes controlarlas. Pero yo sé que sí puedo, ya lo he hecho antes. Lo que me hace diferente ahora es la mayor determinación que corre por mis venas. Ahora estoy más segura. No quiero pareja. Quiero amigos con los que no sentirme sola. Y nada más.

Pero cambiemos de tema. Hoy mi amiga Rapunzell se está mudando, y a mí me gustaría estar con ella, en vez de sentada en la mesa de mi trabajo, fingiendo que trabajo cuando ya no me queda nada que hacer. Increíble pero cierto. Soy periodista, de nacional, Aznar acaba de cambiar el gobierno, y yo no tengo nada que hacer. En parte porque he vuelto a la sección de la que nunca debí salir, cultura, y en parte porque mis compis de sección me ignoran. Pero tampoco me importa. Estoy buscando trabajo como una desesperada (sobre todo ahora que han cerrado el periódico de mis sueños, El Crónica, donde los becarios entrevistaban a Bill Clinton) y la próxima semana tengo cuatro comidas con amigos que podrían darme trabajo. Esto de ser independiente tiene sus desventajas… Pero no me arrepiento.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: