jump to navigation

Valor September 3, 2002

Posted by Tindriel in Yo soy yo.
trackback

16.28

¡¡Por fin tengo Internet!! Después de un viaje de tres días, alejada de la pantalla de mi Mac (del trabajo), y con escasa conexión, llegué el lunes a la redacción para descubrir que sa habían caído los servidores y no podíamos acceder. ¿La solución? esperaban que para esa tarde, pero como pasa siempre que se habla de una reparación, el tiempo se alargó y no he podido hacer nada hasta hoy a mediodía. Resultado: un blog desatendido, cuentas de correo a punto de estallar y síndrome de abstinencia bastante acusado. Supongo que habrá sido el síndrome postvacacional, que este año ataca con más fuerza que nunca.

Y sé lo que digo, porque hoy casi no salgo viva del metro. Eran las 10 de la mañana, una hora bastante decente a mi entender, y el vagón estaba hasta arriba (acostumbrada a la soledad de agosto me he quedado un poco perpleja, la verdad). No me preocupaba no poder sentarme, pero sí no tener espacio suficiente para poder abrir mi libro, verdadero protagonista de esta historia. Se trata de “Sin noticias de Gurb”, de Eduardo Mendoza. Sí, ya sé que es viejo, y que me lo he leído una docena de veces, pero después del fin de semana necesitaba algo ligero. Es una novelita corta completamente surrealista con la que me río a carcajadas siempre, así que sabía que no me iba a fallar. Y tenía razón. A cada línea mi sonrisa se iba ensanchando, hasta que no he podido más y he estallado en una sonora carcajada. Claro, no había medido yo las consecuencias de semejante osadía en un vagón de metro, un martes a las diez de la mañana y camino del trabajo. Las miradas de mis compañeros de viaje iban desde la compasión (pensarían que estaba loca) hasta el asesinato (“¿cómo puede reírse esta *&/%/&&/?”). Afortunadamente entre la primera carcajada y mi estación de destino no mediaba mucho rato, por lo que he salido indemne. Supongo que estarían todos afectados por ese indeseable síndrome mencionado con anterioridad. Claro, si fueran como yo, si no tuvieran vacaciones, eso no les pasaría (dice mi madre que quien no se consuela es porque no quiere y yo la creo).

Bastante tengo ya con soportar mis horas encerrada en la redacción con un jefe que ahora no me habla, un subdirector que me pide cada vez más (sobre todo tras enterarse que en la “revista de prensa” del lunes en la SER hablaron de mi entrevista, bueno la citaron) y el miedo a llamar a Gibraltar por si me han declarado “persona non grata”. Pero bueno, tampoco me pasé demasiado. Es sólo que creyeron que una periodista joven y española no tendría ni la visión ni la documentación necesaria para evitar una “tomadura de pelo”, y claro, se equivocaron. No por ser mejor que nadie, sino porque llevaba un mes preparando la entrevista y eso te da mucho margen.

Por otro lado el viaje me ha demostrado que cada vez me da menos miedo subir a un avión, aunque aún no ha llegado a ser mi medio de transporte preferido, la verdad. Pero es agradable constatar que aún sigo sorprendiéndome a mí misma.

Y hoy no puedo dejar de citar a mi futura directora de Tesis, si alguna vez llego a hacerla, que me ha enviado un mail que terminaba con “Ánimo, que tú vales mucho”. Gracias Pilar, hoy me has animado el día.

Y ahora a seguir con lo mío. Esta semana, desmontar la teoríadel “Gibraltar español”. A este paso o me exilio o me declaran “heroina nacional”, sólo que no sé de dónde.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: