jump to navigation

November 19, 2002

Posted by Tindriel in Pasiones, Telegramas.
trackback

16.18

De vuelta al mundo real. 10 días después de abandonarlo, el regreso ha sido apoteósico. Más que nada porque en cuanto ha llegado mi jefe (20 minutos después que yo) me ha encargado dos “marroncitos” muy poco apetecibles. A uno de ellos ya estoy más que acostumbrada, el otro a la que le va a costar digerirlo es a mi madre.

De las vacaciones… no sé por dónde empezar. Hacer una crónica sería demasiado largo, así que sólo haré apuntes. Quizás con el tiempo los vaya haciendo más extensos.

Lunes:
Mi primera visión: un cartel que anunciaba “Fiesta española todos los viernes con Dj’s de la Cadena SER”. Alucinante. Lo segundo, la estatua de Joyce (momento en que supe que caminaba en dirección contraria a la deseada). Dar la mano al sobrino de mi “héroe”, inesperado (y quedé como una imbécil). Caminar por las calles imaginadas durante años. Descubrir que estrenaban Harry Potter el viernes. Los cronómetros de los semáforos, para impacientes.

Martes:
El cuadro que me enamoró. El libro detras del que pasé una semana, sin encontrarlo. Las librerías de viejo y segunda mano. El anticuario con un ejemplar de la primera edición inglesa del Ulysses. Cómo aprender mucho sobre religiones en una visita a un museo.

Miércoles:
La decepción de un museo. El deseo de permanecer quieta, para siempre, en una biblioteca impresionante. Caminar bajo la lluvia. Catedrales. Más librerías. Empezar a echar de menos.

Jueves:
Más lluvia. Más paseos. Más Internet (más barato). Conseguir entrar a ver Harry Potter y reirme como el que más. Echar más de menos. Ganas de hablar.

Viernes:
El rey León, en español, por 3 euros. Más libros. La mochila nueva para meter las compras. El atasco camino al aeropuerto. La despedida del cuadro. La conversación (sobre Dublín, Irlanda, arte y nacionalismos) con el vigilante (del Sinn Fein) de un museo. La promesa de volver con más tiempo. La tienda de lencería que se convirtió en Sex Shop. El viaje en avión bajo la lluvia. Superar el miedo. Repartir regalos.

Sábado:
El aeropuerto, mi segundo hogar. La llegada a tierra extraña. El helado (muy muy bueno).

Domingo:
El partido de rugby, o cómo 5 mensistas intentan descubrir las reglas de un juego. Las supernenas, el niño de la batería. La comida. Las risas. El catalán. Intentar conocer más a los que están lejos. Descubrir que quizás, a quien yo creí caer mal, no le disgustaba tanto. Los recuerdos.

Lunes:
Llamada al jefe. Miedo al despido. El desmentido. Otro viaje, éste de regreso. El Imax. La Góndola cerrada, el homenaje a la cena de septiembre. Anécdotas. Impresoras trepadoras y otros misterios de la informática. La noticia. La dedicatoria. Las no parejas.

Además, los Simpson y Friends en versión original. El español impronunciable, o cómo no entender “Deportivo de A Coruña” en boca de un Irlandés. La española borde (yo) que invariablemente repetía a los extraños “I don’t understand” cuando intentaban establecer comunicación (incluso cuando segundos antes hablaba por el móvil con mi madre en un castellano perfecto). Más Harry Potter. Ulysses ya no cabe en mi habitación.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: