jump to navigation

December 11, 2002

Posted by Tindriel in Yo soy yo.
trackback

18.15

Sé que llevo varios días sin escribir. Y que cada uno que pasaba pensaba en algo que quería soltar aquí. pero ahora, delante del teclado y la pantalla, no me acuerdo de nada.

Ayer fue el funeral de mi abuelo. Sigo sin poder llorar por él. Pero claro, no me lo ponen fácil. A la ristra de situaciones absurdas que he vivido desde el día que murió, ayer se unió otra. La última. La misa fue increíble. El cura no hacía más que hablar de mi abuelo como el “coronel”, recordando sus días de gloria en el Alcázar. Cuando en medio de la misa dijo “y ahora een el cielo, se presentará ante el generalísimo” no sabíamos si se refería a Dios o a Franco. La parte republicana y atea de la familia no salía de su asombro…

El fin de semana pasado estuve en el reino imaginario de Kendoria, rigiendo los destinos de los habitantes de Dolira. Intentando celebrar unas bodas y luchando para que los demonios y nigromantes no arrasaran la ciudad en la que vivía, como Condesa de Dolira. Lo pasé genial. Algunos momentos, frases, miradas son irrepetibles, y por ello inolvidables. La noche del sábado fue la mejor, sin duda. Gracias Vyulgan y Vandil por estar ahí siempre, dispuestos a que deje mis tensiones a un lado. Gracias Roderick por fundar la primera orden gay del medievo. Probé la vida de casada, y la verdad, no está tan mal. Sobre todo cuando tienes, al parecer, unos cuantos enamorados pululeando por las estancias del castillo. Y cuando todos creen que tienes novio “fuera de partida”. El miedo a que éste les pegara les contenía en sus afectos. Eso sí, como siempre, no me enteré de nada. De ninguna de las intrigas amorosas que, reales o no, giraban en torno a mí. Pero eso ya empieza a ser costumbre.

Estoy redescubriendo gente, cariños. Y encontrando de nuevo algunos cosquilleos bastante apagados últimamente. No irá a más, lo sé. No voy a dejar que ocurra, pero es agradable ver que el tiempo en la nevera no ha congelado del todo mi corazón. Ayer se lo decía a un amigo, es sorprendente descubrir que, cuando menos por la labor estás, más ligas.

Y ahora a esperar que llegue el sábado, por muchos motivos. Quizás el lunes desvele algunos, o quizás esas sean algunas de las cosas que decida callarme.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: