jump to navigation

CUMPLE-CHUZOS (Volumen I) December 16, 2002

Posted by Tindriel in Aquellos maravillosos..., Yo soy yo.
trackback

12.29

Cuando una fiesta comienza con la frase “lo malo de las casas de Ikea es que cuando estás muy borracho y te quedas a dormir, al despertarte no sabes en casa de quién estás”, sabes que va a ser un éxito. Cuando sigues rememorando grandes éxitos de nuestra infancia más lejana (La abeja maya, Comando G, Marco, Heidi o David el gnomo), sabes que no la olvidarás. Y cuando ves la cara alucinada de los que generacionalmente están tan lejos, eres consciente de que ellos tampoco lo van a olvidar.

Después, vino todo rodado. La orden de la pluma y la espalda reapareció, y trajo consigo a varios acólitos (yo entre ellos). El licor azul de Dolira, y otros brebajes de alta gradación, eran volcados en vasos (de plástico y horribles), suelo y alfombra. Las canciones acudían a nuestra cabeza. Las confesiones a nuestros labios. Y la mímica, más bien bochornosa ahora que la recuerdo, provocaba las carcajadas de los asistentes.

El frío fuera consiguió despejar a dos de los más “perjudicados”, mientras a mí me dejaba casi clavada en el sitio. De sorpresa, de frío, de incomprensión la mayoría de las veces. Lágrimas contenidas acudieron a mis ojos y se llevaron parte de la pena por sentirme sola, aun en una reunión tan concurrida y agradable.

A las seis conseguimos tumbarnos para dormir, los ánimos algo calmados. A las diez y media, en pie para darnos espadazos. Desayuno con Sidra (¡Viva el alegre condado de Dolira!), café y gelocatil para combatir una resaca que aún me dura. Demostración de mis conocimientos sobre Harry Potter (no necesito hacer el test para saber que soy, mal que me pese, Hermione). Y por fin, en marcha. Risas, recuerdos, anécdotas, animaron una comida destinada a sumirnos en un sopor casi irrefrenable.

Buena noche. Grandes amigos. Sorpresas agradables, y otras, quizá, no tanto. Pero sobre todo, el sabor dulce de haber compartido una gran noche con gente increíble, tanto los conocidos como los que, hasta entonces, sólo eran aventurados. Hoy queda el deseo de que el tiempo pase pronto y vuelva a ser 14 de diciembre para repetirlo.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: