jump to navigation

December 23, 2002

Posted by Tindriel in Aquellos maravillosos..., Yo soy yo.
trackback

17.29

No sé por qué me da que la mitad de los asistentes (esto es, 4) nos preguntábamos horas antes “¿Pero yo que pinto aquí?”. La casualidad, el buen licor, las desventuras de reinar un condado o las canciones de la infancia nos habían llevado hasta allí. Pero una vez en la meta, no sabíamos cómo o por qué habíamos emprendido ese viaje.

Como siempre, cogí el miedo, hice una bola con él y lo guardé en una de las múltiples cajas de cartón que andan por mi casa. Me puse mi mejor sonrisa de vestido y salí dispuesta a que nada me amargara la noche. Aunque, todo hay que decirlo, las cosas no se presentaban muy bien. Un cúmulo de despropósitos amenazaba con caer al suelo desde mi espalda, y no sabía si iba a poder recoger los cachitos, la verdad.

La música (gracias Urban) ayudó a destensar la situación. Al menos al principio. Y el vino blanco y demás bebidas ayudaron a soltarnos la lengua. Lo mejor, las risas con Athe por la letra de las canciones. Todas muy adecuadas para la situación. No sé si Murphy tiene algo que ver en esto, pero es impepinable. Cuando estás en una situación difícil, el mundo se confabula para recordártelo. Aún así, decidí tomármelo con humor.

Luego, más alcohol. Miradas curiosas, situaciones tensas. Y el estallido. La pelea, los ojos fríos. Las manos que tiemblen. Y la decisión, inapelable. No quiero hablar, no quiero saber nada. Sólo que el mundo desparezca. Lástima que, como ya se comprobó hace una semana, las mantas no ta aislan del mundo. Aunque te escondas bajo ellas.

Y luego la conversación sentada en el suelo. La lágrima, el pañuelo. Y las declaraciones avivadas por el licor ingerido. Una sonrisa, un abrazo. Y vuelta a la realidad algo más animada. Un mensaje que descoloca, pero reconforta en parte.

Y más risas. La alegría de descubrir a dos amigos unidos. Más canciones, más recuerdos. Y una cama.

Levantarse y preguntarse si has hecho bien. Si alguien te odiará. Y descubrir que no. Dos horas al teléfono, sin arreglar nada, pero sin estropearlo más.

Vale, está bien. Lo pasé mejor hace una semana. Pero desde luego, donde esté un plan con la “alegre pandilla de la emperatriz” o los “athechuzos”, que se quite cualquier plan.

Os quiero chicos. Y repetiré en breve, y cuando haga falta, estad seguros de ello.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: