jump to navigation

Athenethor January 31, 2003

Posted by Tindriel in Aquellos maravillosos....
trackback

22.18

Hay veces en la vida en que tienes la suerte de encontrarte gente buena por el camino. Gente de la que puedes afirmar, sin asomo de duda, que es “una buena persona”.
Como norma general se les distingue a primera vista, aunque a veces necesitan un tiempo para salir del cascarón. En cualquier caso, cada día te sorprenden con una nueva muestra de ese gran corazón que alguien les dio. O que han ido forjando con el tiempo. Suelen ser generosos, desprendidos con todo lo que tienen. No sólo lo material, sino también con el cariño, las alegrías, las penas, la comprensión, la amistad. Tienen una sorprendente capacidad para amar, tanto a los que están muy cerca como a los que acaban de llegar a su lado. No les importa hacer favores, aunque éstos trastoquen sus planes. Con ellos al lado jamás te faltará un beso, un abrazo, una palabra amable o una verdad a tiempo. Velan por tí como nadie, salvo quizás tus padres, pueden hacer.
Como es evidente, no puedes por menos que quererles, mimarles, preocuparte por ellos. Y, en la medida en que te deja tu endurecido corazón, devolverles todo lo que te dan. Intentas imitarlos, pero nunca, y eso lo sabes de antemano, estarás a su mismo nivel.
Athenethor es una de esos raros especímenes que recorren el mundo poniendo una sonrisa en tus labios. Y yo puedo decir orgullosa que soy su amiga.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: