jump to navigation

Domingos por la tarde March 31, 2003

Posted by Tindriel in Yo soy yo.
trackback

12.39

Desde hace algunas semanas, y sin motivo aparente, las tardes de los domingos me llenan de tristeza. No es que me quede en la cama leyendo el periódico y comiendo comida basura, que también, es que me siento realmente triste. Es como tener el síndrome premenstrual una vez a la semana. Sí, ya sé que algunos dicen que el SPM no existe, pero a mí no me falla. Un día al mes, normalmente dos días antes de que me venga, me echo a llorar desconsoladamente por cualquier tontería. Y quien no se lo crea que hable con mi padre, que se desesperaba porque tanto si me decía que guapa estaba (mentía porque estaba fatal y no quería desanimarme) como si me decía que estaba fea (¿es que ni siquiera mi padre me quería?), obtenía el mismo resultado. Enormes lagrimones que encerraban toda la tristeza del mundo.

Bueno, pues los domingos por la tarde me ocurre lo mismo. Lloro como una magdalena porque se me acaba el libro que me estaba leyendo (da igual si no me gustaba mucho), porque no quedan cucharillas limpias, por las bombas que caen sobre Bagdag, por los soldaditos de 20 años que han enviado a liberar un país extraño, porque se acerca el lunes, porque la película que regalan con el periódico es mala… En definitiva, por cualquier cosa. Hace dos semanas lloré en plena calle porque A no me abría la puerta de su casa. Él se había quedado dormido, claro, y no oía el telefonillo, pero yo pensaba que no quería volver a verme jamás y por eso no atendía las llamadas, y que como no quería hablar conmigo no me había llamado para anular nuestra cita semanal. Cuando finalmente crucé el umbral de su casa tuve que contener las lágrimas de agradecimiento. Él, evidentemente no entendía nada y sólo me pedía perdón mientras me abrazaba. Al final tuve que pedirle que me dejara quedarme allí, dormir sola en esas condiciones habría acabado con mis reservas de lágrimas.

Lo peor de todo es que no me gusta nada sentirme así, y no saber por qué es. Es algo que no puedo explicar, simplemente pasa. Sólo espero que, igual que vino, se vaya. De todos modos creo que tendré que inventarme algo para no pasar las tardes de los domingos sola en casa. Quizás en estos casos la actitud pasiva no solo no ayude, sino que lo empeore, así que he decidido ponerme las pilas. Eso sí, no tengo ni idea de qué hacer. Si los gimnasios baratos abrieran los domingos por la tarde quizás me apuntara a alguno y así, en vez de derramar lágrimas y comer patatas fritas, me dedicara a quemar el mal rollo.

Releo la entrada y veo que está quedando demasiado larga, así que adoptaré la fórmula de teletipos de Rapun y beor:

Ya no soy alérgica al chocolate. Bueno sí, pero no mucho. De hecho el sábado me zampé (además de 3/4 de un flan casero estupendo) 3 trufas deliciosas, y también caseras. ¡¡Y no me pasó nada, ni un simple granito!!

También tengo en mi poder Harry Potter y la cámara de los secretos en dos maravillosos videoCDs en versión original sin subtítulos que me ofrecen varias horas de diversión. El problema es que ahora, en mis ratos libres, tendré que elegir entre las dos de HP y las dos versiones de ESDLA…. difícil elección… (me pregunto si en el Emule estrá ya una copia de Las dos torres….)

Cambio de actitud de mi jefe…a mejor!!! Hoy me ha aceptado las tres propuestas de temas y al terminar de despachar hasta me ha felicitado!!! lo flipo, evidentemente.

Cambio también en el ordenador del trabajo. Mega pantalla de 20 pulgadas que me han plantado. Nunca más volveré a dejarme los ojos en el intento por leer cómo se llaman los archivos, ni la página de El Mundo.

Sentimiento de culpabilidad recién estrenado. Al parecer, el tema de la demanda por plagio que conseguí evitar se ha saldado con más daños de los previstos: apertura de expediente a la redactora, que además se ha quedado sin vacaciones como castigo. Podría haber sido peor, lo sé, pero me siento mal…

Buena noticia: me pagaron lo del Anuario!!! Después de mjuchas dudas y mucho miedo, la transferencia se hizo efectiva. Mi orgullo me decía que con un año de retraso, pero mi cuenta corriente afirmaba que más vale trade que nunca.

Soldados de Salamina, por David Trueba. O cómo destrozar un buen libro con una mala película. Lo mejor, los trozos documentales con las declaracionesde “los amigos del bosque”. Lo peor, la respuesta a la pregunta ¿qué le faltaba al libro para poder ser una buena película, o qué creía el director que le faltaba para que él se decidiera a hacer la película?: Una relación lésbica. Patético.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: