jump to navigation

Cambios May 27, 2003

Posted by Tindriel in La vida.
trackback

18.13

Realmente me parece que mi vida está llegando a uno de esos puntos del camino en el que debes pararte un rato, contemplar lo andado, escudriñar el horizonte y decidir qué camino debes seguir. Y es que hay momentos en la vida en que pareces necesitar que todo empiece a cambiar. Pero con la experiencia que da lo vivido (que no exclusivamente los años) sabes que sin provocación previa las cosas no varían un ápice. Poco a poco tu existencia se ha instalado en una rutina que sólo tú puedes romper, y que hará cambiar al resto.
Me gustaría pensar que eso es exactamente lo que ocurre en mi vida hoy mismo. Pero sería mentirme. Si hay cosas que van mal y que son producto de una mal llevada rutina. Pero hay otras, muy importantes, que por desgracia no voy a poder cambiar “tan” fácilmente, porque no dependen en absoluto de mí.
Un ejemplo de las primeras es mi situación laboral. Nada se parece menos al periodismo que lo que hago ahora, o lo que voy a hacer en las próximas semanas. Si antes ya empezaba a ver a través de la niebla de la ingenuidad, desde el domingo lo tengo todo limpio y cristalino como el agua. Soy el ser más prescindible de la redacción. Tanto que, cuando se produzca la baja maternal de una compañera no seré yo (sin contrato) quien la cubra, si no que otra compañera deberá compaginar su trabajo y el de la futura mamá. Es decir, como si no hubiera más gente en la redacción. Como si yo no existiera. Lo peor es que la decisión se ha tomado, como es normal, con el beneplácito de aquella persona que me prometía que se preocupaba por mí, mi director. Y con el desconocimiento de mis dos compañeras, que están igual de dolidas que yo. Bueno, algo menos como es normal.
Así que aquí estoy, buscando trabajo (ya casi de lo que sea) mientras planeo cómo trabajar lo justo. Y a la vez que trato de reordenar mis ideales de futuro, a la vista de las últimas noticias que sobre él he recibido (ejemplo del segundo tipo de cuestiones que hay que cambiar).
Pero no sé por dónde empezar. Necesito sentarme y ordenar las mil ideas que recorren mi ya atestada cabecita. Una de las ideas que más tiempo lleva dando vueltas es la de cerrar este blog. Tengo que reconocer que tiene un punto de desahogo que viene muy bien, pero a veces se convierte en una carga (cuando pienso “tengo que actualizar el blog que llevo más de una semana…”). Otras, me encuentro demasiado pendiente de las estadísticas o los comentarios, y no me gusta, porque la idea del blog era la de poder poner mis ideas en orden; usarlo de “pensadero”; transmitir inquietudes a aquellos amigos que quisieran leerlas… Pero no volverme “esclava” de él. Así pues, quizás esta sea la última entrada. O quizás no. Lo que sí creo es que estaré un tiempo alejada de él, mientras decido qué camino tomar. A fin de cuentas, de todos las cosas que debo cambiar ésta, el blog, es la menos importante, y la que menos prisa corre.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: