jump to navigation

La lectura y los complejos January 29, 2004

Posted by Tindriel in Literatura, Yo soy yo.
trackback

12.00

Ayer fui a la Fnac en busca de volúmenes con los que atiborrar, más aún si cabe, mis estanterías. Una novedad y algunas lecturas pendientes llenaban mi cesta de la compra cuando llegué a la caja a pagar. Mientras esperaba apareció una pareja. Ella iba con las manos en los bolsillos, él cargaba un buen montón de DVDs. Empecé a sacar mis adquisiciones y al ver la pila que formaban ella no pudo hacer otra cosa que comentarlo con su chico. Supongo que intentaba ser discreta, pero no lo logró, y escuché perfectamente su comentario de: “mira, debe tener muy poca vida social”. No sabía si echarme a reír o romperle algún DVD en la cabeza, así que me limité a mirarla y al ver cómo enrojecía me di por satisfecha. Mientras caminaba a casa empecé a darle vueltas al asunto y recordé algo que me ocurrió hace unos años.

Siempre me ha gustado leer, desde que, con sólo 3 años, estudiaba a escondidas (y a la luz de una linterna), aquellos absurdos cuadernos para aprender a leer y escribir. Con los años fue creciendo ese hobby, hasta el punto de que se ha convertido en una pasión. Pero durante muchos años la ocultaba. Aprendí pronto que era rara porque prefería un buen libro a una sesión de juegos con las barbies. Mis amigas no lo entendías, así que fingía que no leía. Nunca hablaba de literatura, salvo con mis padres y sus amigos. Pasaron los años y, sin pretender que jamás había cogido un libro, seguía sin hablar de ello. Era como un tabú. Peor incluso si lo que pretendías era atraer a un chico. Ya mayorcita encontré gente que compartía la afición, y fui soltándome. Empecé a quitarme el complejo de bicho raro o ratón de biblioteca, hasta el punto de empezar a sentirme orgullosa de saber apreciar los encantos de la literatura. Y en esas ingresé en Mensa.

Un día acudía a una reunión, y me encontré con un chico nuevo, más o menos de mi edad y bastante atractivo. No hablamos mucho, pero me gustó. En la siguiente reunión nos sentamos juntos, no recuerdo si por azar o porque lo buscáramos. Pronto empezamos a hablar y a dejar de lado al resto de mensistas. Y la conversación derivó en matemáticas y literatura. Bueno, más que matemáticas, ciencias, ya que se nombraron varios libros de divulgación científica. Por casualidad, interés personal u obligaciones universitarias, yo había leído aquellos títulos. Me sentía bien comentando aquellas lecturas, y pudiendo participar de una forma digna en la conversación. Recordemos que él me gustaba, así que estar a su altura era para mí algo importante. Para mí, sólo para mí. En un momento dado él nombró otro de esos libros. Su frase vino a ser algo así como “tienes que leerte El teorema del loro, es buenísimo”. Le contesté que ya lo había leído, de hecho acababa de terminarlo, y que compartía su opinión. Y entonces lo soltó:

-No, si ahora va a resultar que te has leído todos los libros que he leído yo, ¿no te jode?

El tono era amargo, de reproche, casi de insulto. Me quedé blanca. Quizás porque nunca en una de esas reuniones nadie me había hecho sentir como cuando tenía 7 años. Estuve a punto de volver a entonces, y decir que no, que había sido casualidad. Pero ya no tenía 7 años. Así que, cuando salí del estupor, me quedé mirándole y con la voz más fría que encontré lo que dije fue: “No, estoy segura de que he leído más y más variado”. Después me levanté y me senté junto a otros mensistas que no me habían rechazado nunca. El encanto se esfumó, dejó de gustarme. Tiempo después apareció con su novia en una reunión, al presentármela no pude evitar caer en la tentación y delante de él expresé mis deseos de que “no le gustase la lectura, y menos aún la de divulgación científica”. Puede que no fuera el mejor comportamiento, pero no le había perdonado, y aún no lo he hecho, que quisiera convertir mi pasión en algo despreciable. Y menos aún si a él también le gustaba leer.

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: