jump to navigation

Sector servicios January 29, 2004

Posted by Tindriel in Otra mirada.
trackback

Lunes, diez de la mañana. Como cada semana desde hace años, Ana, Carmen y yo quedamos a desayunar en una cafetería cercana a mi trabajo. Cafés, zumos, bollos y tostadas se mezclan con las anécdotas –algunas realmente escabrosas– del fin de semana.
-No sé ni cómo me he levantado hoy –explica con un guiño pícaro Carmen– la verdad es que Álvaro es todo un portento.
Ana y yo intercambiamos miradas cómplices, mientras el café nos ayuda a pasar la envidia. Hace dos semanas Carmen tenía que supervisar uno de los numerosos castings que organiza la revista de moda donde trabaja de estilista. Allí conoció a Álvaro –el camarero que les sirvió el catering– y desde entonces pocos son los ratos que salen de la cama.
– ¿Y cuánto te durará esta vez? ¿una semana? ¿Dos?–pregunta Ana con sorna.
Fijo mi mirada en el mantel de la mesa a la espera de que estalle la tormenta.
-No sé qué teneis en contra de los camareros, de verdad. Ser snob en el sexo es absurdo. Y aburrido. No hay nada menos excitante en la cama que un pijo relamido.
Carmen tiene una teoría a prueba de bombas –nadie conseguirá sacársela de la cabeza– que relaciona, sin ninguna compasión, profesiones con funcionamiento. Según ella no hay nada mejor para una cita que el conocido sector servicios. Ejecutivos agresivos, abogados de prestigio y empresarios no pueden competir en artes amatorias con camareros, recepcionistas de hotel e, incluso, taxistas.
-No es sólo en la cama –intenta explicarnos Carmen– es que además son los que conocen los restaurantes donde realmente se come bien, cuáles son las mejores cosechas y los mejores vinos, dónde puedes tomarte una copa que no sea de garrafón a un precio realista. En fin, no se dejan llevar por los elitismos y lo que está de moda. Les gusta investigar y juegan a ser Indiana Jones en todo aquello que emprenden.
Justo al llegar a esta parte se le encienden los ojos y resalta el “todos” como si la vida le fuera en ello. Oyéndola parece imposible que un cirujano plástico sea capaz de hacerte pasar una noche inolvidable. De hecho, acabas pensando que debes buscar al hombre de tu vida, o de tu noche, entre los conductores de autobús –y eso sin tener en cuenta el pastón que cada mes te ahorrarías en el dichoso abono transportes–.
-Si te gusta que innoven contigo –contesta Ana invariablemente– supongo que son ideales. Pero yo prefiero un restaurante romántico, una copa tranquila y una noche de sexo sin sobresaltos.
Obviamente el “modelo Ana” es más clásico. Vestido de Hugo Boss o Armani, con rolex de oro a poder ser y que vaya dejando una estela de Farenheit by Christian Dior. La sola idea de que su nuevo ligue la lleve al trabajo en autobús o taxi, por muy Mercedes que sea, le debe provocar la misma urticaria que a cualquiera un roce con una ortiga. Su fondo de armario –compuesto en su mayoría por trajes de chaqueta y zapatos de tacón– no lucirían lo mismo en el “La Broche” que en el “Casa Pepe” de la esquina de mi casa.Y su título en arquitectura, pega más con un crianza que con un vino de la casa. Estoy segura de que acabará descubriendo los placeres que un camionero puede provocarle.
-No sé por qué siempre volvéis con lo mismo –por fin me decido a intervenir– un polvo es un polvo, y no depende del trabajo, sino de la dedicación que le pongan.
-Cariño, ¿no lo entiendes? Un empresario está acostumbrado a obtener ganancias por todo. En cambio, el lema del sector servicios es ofrecer el mayor confort al cliente, evitándole cualquier esfuerzo innecesario…

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: