jump to navigation

La media naranja February 26, 2004

Posted by Tindriel in Otra mirada.
trackback

¿Existe realmente la media naranja? ¿Estamos destinados a pasar el resto de nuestra vida con una sola persona? Y si es así, ¿por qué algunos la encuentran a los 15 años, y otros tardan 15 más en dar con ella? ¿Por qué hay gente que permanece soltera y otra que encuentra más de una media naranja en su vida? ¿Hasta qué punto es una idea irracional?
Llevaba varios días con estas preguntas rondándome la cabeza, sorprendida al descubrir que, en el fondo, quizás nunca había dejado de creer en ello, a pesar de mi actitud en los últimos años. Por suerte era domingo por la mañana, y tocaba desayuno con las amigas. Llegué a la cafetería la última (empezaba a convertrse en una molesta costumbre), y tras los saludos de rigor, y las peticiones al camarero, solté la bomba:

– ¿Creeis en la historia de la media naranja?

Las reacciones, como cada vez que se habla de la palabra que empieza con A fueron variopintas. Andrea esbozó una tímida sonrisa –probablemente pensando en el último amor de su vida, Álvaro–, Ana nos miró con escepticismo por encima de su zumo de naranja y Carmen, bueno, Carmen es Carmen.

– Cielo, ¿se puede saber de qué estás hablando?– Isabel era incapaz de ocultar su sorpresa– Pues claro que no existe. La historia de las almas gemelas es sólo un cuento que contaban a nuestras abuelas y a nuestras madres para que no se acostaran con el primero que pasaba.

–Cierto, una ñoña leyenda que las películas perpetúan.

Aunque sonreí con sus palabras, estaba claro que preguntar a las reinas del amor libre, Carmen e Isabel, no había sido una gran idea.

–Bueno, vale, igual aquello de dos mitades vagando por el mundo no es cierto –continué– pero, ¿qué me decís de la pareja perfecta? ¿Existe?

– Las relaciones son comos los edificios –intervino Ana, tan práctica como siempre– hay que trabajar en ellas. Primero hay que tener la idea, dibujar los planos con exactitud y revisar los cálculos cien veces. Y después, contar con buenos materiales. Aún así, necesitan revisiones cada poco tiempo. Exigen tiempo y dedicación, y hoy día no disponemos de esos lujos.

Dos horas después, sola en mi buhardilla, repasé las palabras de mis amigas. ¿Sería cierto lo que decía Isabel? ¿Que sólo era un cuento del lobo en versión tierna? ¿O tendría razón Andrea, que defendía a capa y espada la tradicional idea del Amor, con mayúscula, y del romanticismo? Y si era cierto, ¿qué probabilidades teníamos de encontrar a esa persona especial? Quizás mi pareja perfecta viviera en Zambia. ¿Era justo para pasarnos la vida a la espera de algo que, quizás, nunca llegaría porque nos separaban decenas de miles de kilómetros y unos precios de billetes de avión demasiado elevados? ¿Debía recorrer el mundo en busca de mi media naranja para acabar descubriendo, cansada y arruinada, que vivía en la casa de al lado pero que era gay?

Cuanto más pensaba en ello menos segura estaba de que las historias de príncipes azules y zapatitos que encajan como guantes no eran ciertas. No podían serlo. pero, sobre todo, ¿cuatro solteras, o cinco si me contaba a mí, podían hablar del tema con autoridad? Decidida a salir de dudas llamé a Cristina, mi ex marmota preferida.

–Niña, ¿estás loca? ¿Crees realmente que un día te cruzarás con un hombre en el metro y sabrás que es él?

No, la verdad es que no creía en eso. Me parecía tan increíble como las historias de caimanes en las alcantarillas de Nueva York.

– Las relaciones no funcionan por arte de magia. La pareja perfecta no nace, se hace. Cada día y cada noche. Con cada pelea y reconciliación. No sólo hace falta ser compatibles, compartir gustos y aficiones. Además hay que estar de humor. Fíjate en mí. Posiblemente Dani era más adecuado para mí que Manu. Y sin embargo no funcionó, ninguno estaba preparado. Cuando conocí a Manu nadie, ni nostros, daba un duro por la relación. Llevamos dos años y estamos pensando en tener un niño.

No, posiblemente no haya una verdad absoluta. Nunca la hay. Pero hoy estoy convencida de que la idoneidad y las ganas de tirar para delante son igual de importantes para encontrar esa persona especial. Las probabilidades quizás no sean altas, pero eso no me va a impedir seguir intentándolo. Y si no le encuentro, al menos me habré divertido por el camino. O, como decía Carmen, acabaré mi vida con una licenciatura en arquitectura.

Advertisements

Comments»

1. katherine - June 21, 2006

Ultimamente he estado pensando mucho en ese tema, de hecho por eso fue q lei este blog. Yo creo q “media naranja” es solo una forma cursi de decir “amor de tu vida”. Si creo q hay alguien especial para cada persona en el mundo, y el hecho q unos se tarden en encontrarlas mas q otros no quiere decir nada, por q a la final lo q importa es la felicidad. Una vez q se encuentra a esa persona es muy importante cultivar esa relacion, ya sea con grandes o pequeños gestos, lo importante es la intencion y el efecto q eso cause en la otra persona.

2. Szislack - July 4, 2006

Según me dijeron, estadísticamente existen 7 personas perfectas para cada uno en todo el mundo. La fortuna es encontrar una, y la desdicha, encontrarlas a todas. Yo creo que depende del momento y de la persona. Pero os diré que las que mejor casan son aquellas con las que habláis sin palabras, que conversáis con los ojos, que besáis con las miradas. Y no creo que eso se trabaje (que en casos concretos se cultiva, como ya dije, todo depende) sino que surge; es así. Conectas con una persona como si tuviérais una cable de ombligo a ombligo. Es curioso cuanto menos.

Como veo que me entretengo en demasía, acabaré diciendo que lo mejor es no esperar. Un maestro Zen me dijo un día que si te pones debajo de un manzano en invierno, puedes estar días esperando que caiga una. Pero si te pones en primavera, en unas horas tendrás las manos llenas.
No lo esperéis.
Hay cosas que surgen sin que las busques cuando menos crees.
Y si pasa, fantástico porque no te lo esperabas.
Y si no pasa, fantástico porque no esperas que pase.

Cuidaros.

3. morena y zurda - September 7, 2006

yo he encontrado a esa persona que dices….
hablamos sin palabras, conversamos con los ojos y nos besamos con cada mirada.
De verdad, el mundo entero merece sentir lo que siento yo por esa persona, por lo menos una vez en la vida.

Lo que siento es un amor tan profundo que no entiendes cual era la razon para levantarte cada mañana y poder sonreir antes de conocerlo.

Lo que siento es que he encontrado el camino para ser feliz, la motivacion de mi vida, y todo gracias a una sola persona.
Ahora vivo por y para el.

I can’t take my eyes off of you

I can’t take my mind off of you

4. anonimo - January 31, 2007

Ahorita di con este blog. Si, pienso que si existe, pero hay que tener el valor de enfrentarse con lo que se puede sentir cuando lo encuentras. Algo dentro de uno se vuleve fragil. Es extranio sentirse descubierto y sin proteccion ante alguien. Lo voy a ver en unos dias solo para confirmar que es el. La vida se detiene cuando sientes que es la persona para ti. Siento lo que el piensa en mi cuerpo, es tan extranio lo que nos ocurre que estamos aterrorizados. Creo que es el. Deseenme suerte y nunca dejen de buscar.

5. marco aguirre - November 9, 2007

busco una persona que me quiera como soy
y yo soy cristiano de la iglecia pentecosta

6. Gaboo - August 12, 2008

Yo piensoo!
que las teorias expuestas aca estan bien pero si existe la media naranja.
Porque por mas de que hagas el esfuerzo de construir una relación y si la otra pesona no pone de su parte pues es como si nada entoncs yo creo que cuando encuentras a tu media naranja a ese alguien con quien te comprendes es ahi donde podras construir una relación :]

7. Xenia - October 31, 2008

Esta todo muy bien, y romanticismo no le falta. Pero me estais diciendo que, existe una persona para mi en todo el mundo? Ella puede estar en Japon y yo en Mexico. Y aunque sean 7 las que puedan ser nuestros amores, creo que es una barbaridad. Cuanta gente puede existir en el mundo? 5 continentes y no se cuantos paises. No, no creo que exista tal persona o almenos no creo que pueda a llegar a conocerla nunca. Pero si creo en que puedo compartir mi vida con una persona que me pueda complementar bien con ella. Rara vez he sabido de alguien que sean almas gemelas, pero si conozco gente soportable que hace su dia a dia lo mejor que puede, queriendo, como no, a la persona con la que comparte cosas buenas y tambien malas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: