jump to navigation

Sin pelos… April 9, 2005

Posted by Tindriel in Otra mirada.
trackback

Sábado, doce de la mañana. En una apartada mesa de alguna cafetería de esta gran ciudad que llamo mi hogar, comparto desayuno con Carmen, Isabel y Ana. Hace semanas que no nos vemos, cada una inmersa en su trabajo, su vida social y sus relaciones, nuevas o viejas, estables o pasajeras. Carmen e Isabel parlotean incansables mientras de reojo observo a Ana, inmersa en sus pensamientos. Y eso es malo, porque sé que en cualquier momento soltará la bomba. Y así lo hace cuando Carmen e Isabel paran para tomar aire y beber algo de café:
–Ayer fui a depilarme a un sitio nuevo. El sitio donde voy habitualmente estaba hasta arriba y me corría algo de prisa.
Carmen e Isabel levantan la mirada, sabiendo, como yo, que la historia no ha hecho más que empezar.
–Sigue, sigue.
–Bueno, pues eso. Como no tenían hueco me puse a buscar otro sitio por mi zona, y acabé en un local bastante colorista que hay a tres manzanas de mi casa. Hoy he quedado con Juan y quería que me hicieran las piernas, las axilas y las ingles. Sólo por si acaso.
–Chica prudente– la anima Isabel– No hay nada peor que irte a la cama por primera vez con alguien y descubrir que te puedes hacer trenzas con los pelos de las piernas.
–Sí, eso mismo pensé yo. Así que entré, dije lo que quería y me relajé. Me relajé tanto que no me di cuenta de lo que me estaban haciendo hasta que era demasiado tarde. ¡Me han dejado sin pelo!
–¿Y no es eso lo que querías?– preguntó extrañada.
–¡No! Claro que no. Me refiero a que no me han dejado nada ahí abajo, en la entrepierna. Estoy completamente depilada…
–Bueno, tampoco es tan grave, Ana. Todas lo hemos hecho alguna vez ¿no? Además, a ellos les encanta– afirma Carmen con cara de entendida.
–¿Sí? ¿De verdad? ¿Juan no pensará que soy, bueno, que soy un poco extraña?
–Cariño, no sabes lo que dices. ¿no te has fijado nunca en las fotografías de mujeres en las revistas para hombres? ¿O en las que salen en películas porno? De verdad, Juan se va a aquedar encantado.
–Y eso sin olvidar los beneficios de los que disfrutarás tú…
Como siempre, Isabel debe poner la puntilla y crear expectación. Ana y yo la miramos impacientes, esperando que termine su discurso.
–Si no hay obstáculos el camino es siempre mucho más fácil.
–Suave.
–Placentero.
–Cómodo.
–Intenso.
–Vamos, que sientes todo mucho más y los orgasmos pueden ser realmente inolvidables. Bueno, eso si él sabe hacer bien su trabajo.
Las cuatro nos quedamos ensimismadas tras la última frase de Carmen. Ella e Isabel recordando experiencias pasadas. Ana, fantaseando con su cita con Juan. Y yo…
–Y dime Ana– pregunto impaciente–, ¿te importaría llevarme al sitio ese ahora mismo?

Advertisements

Comments»

No comments yet — be the first.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: