jump to navigation

Literatura y recuerdos June 16, 2006

Posted by Tindriel in Literatura.
6 comments

En los últimos tiempos me he dado cuenta de cuánto más fácil es para mí meterme en un libro cuyas referencias conozco.

Acabo de leerme 2 libros con los que eso no me ha pasado, en absoluto: La sombra de Ender y Las puertas de Anubis. Los dos me han gustado, los he disfrutado y les daría una buena puntuación si tuviera que hacerlo. Sin embargo, me faltaba algo para meterme en ellos. Las referencias temporales y geográficas me eran desconocidas, no podía asociar nada a ellos, en algunos aspectos me dejaban fría.

Luego me leí el último de Lorenzo Silva, La reina sin espejo. En este caso era capaz de moverme en ese mundo algo extraño que siempre rodea a la pareja de Guardias Civiles protagonistas de algunas de sus novelas (ésta entre ellas). La acción transcurre en Barcelona, las zonas que se señalan me son conocidas y el libro del que habla (A través del espejo) también. Me resultaba fácil imaginarme la ciudad y encontrar los sentidos ocultos. Y con eso la novela ha ganado mucho en mi percepción.

Sin embargo, el caso más llamativo es el que estoy viviendo ahora. La novela se llama Literati y narra las aventuras de un joven universitario que acaba envuelto en una extraña secta. La novela, salpicada de párrafos sacados de otras obras (Peter Pan, Ulysses, 1984…), transcurre en las frías, sucias y hermosas calles de Dublín, y el hecho de poder poner sonidos, imágenes, olores y hasta sabores a las escenas que narra hace que estas parezcan más vívidas en mi imaginación. Las hace más cercanas, más reales, de algún modo mejores.

No siempre que esto ocurre es sinónimo de que la obra en cuestión es muy buena, pero siempre le guardaré agradecimiento y cariño por permitirme viajar a un mundo, una ciudad, un lugar conocido y querido. Y esta capacidad de trasladarme a otro lugar con la imaginación una de las razones por las que me gusta tanto el Ulysses de Joyce, porque cada vez que lo abro y me sumerjo en sus páginas, vuelven a mí las gaviotas, el olor del río Liffey, los acentos, el sabor amargo de la cerveza, el sonido de los pasos, el gris pegado al cielo y a las fachadas…

Me estoy poniendo sentimental. Será que la echo de menos.

Advertisements

Cadena literaria June 1, 2006

Posted by Tindriel in Literatura.
4 comments

Imperator, muy majo él, me ha puesto en el brete de tener que recomendar 3 libros. La teoría dice que deben ser de lectura reciente, pero visto que él ha hecho lo que le ha dado la gana, yo voy a hacer lo propio (que además así la cadenita gana en emoción).

Recomendaciones de lecturas recientes:

Brooklyn Follies, de Paul Auster. Un hombre, condenado a muerte por enfermedad, busca un lugar en el que pasar los últimos días de su vida. Alguien le recomienda Brooklyn como un buen lugar para morir… Una novela magnífica que supone un punto de inflexión en la literatura de Auster, ya que introduce nuevos elementos literarios que hasta ahora no había explorado. Como siempre, es capaz de manejarlos con sutileza y maestría, como si llevara toda su vida haciéndolo. Y, como todas sus novelas, a mí me enganchó desde las primeras líneas.

Anansi Boys, de Neil Gaiman. El mejor Gaiman, de vuelta. Después del alarde 8un poco vanidoso) de American Gods, recupera la libertad creativa y formal de Neverwhere, creando una magnífica novela sobre la identidad y la divinidad. Y, al tiempo, una bonita fábula.

Windows on the World, de Frédéric Beigbeder. Un divorciado, cuyo instinto paternal nunca ha sido especialmente acusado, decide llevar a sus hijos a contemplar el mundo a través de las ventanas del restaurante situado en la última planta de una de las Torres Gemelas. Es el 11 de septiembre de 2001. Con este argumento, Beigbeder construye una narración lúcida y descarnada de lo que las primeras horas de la mañana de aquel día suponen para este hombre. Asistes a su metamorfosis que, lejos de ser espectacular, no es sino la de un hombre asustado que descubre cómo su escala de valores puede irse a la mierda en cuestión de segundos. La novela huye de sentimentalismos baratos y, precisamente por eso, se convierte en una de las más sinceras que he leído.

Recomendaciones de lecturas de siempre:

El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.

Historia de dos ciudades, Charles Dickens.

Ulises, de James Joyce.

Y miles más, pero no hay espacio…

Actualización: Los designados para seguir la cadena, si quieren, son Earendil y Cassandra. Que antes se me ha olvidado ponerlo…

Cine y Literatura April 1, 2006

Posted by Tindriel in Cine, Literatura.
add a comment

Acaba de llegarme una nota de prensa que habla del estreno de la nueva película de Disney. Su argumento no podría ser más… ¿original? Veamos:

“En esta salvaje y surrealista aventura, una peculiar pandilla de animales procedentes del Zoo de Nueva York”

Me suena, me suena… ¿lo habrá visto antes?

“descubren que la ciudad puede ser una verdadera jungla”

Ufff… se ha encendido una luz roja en mi cerebro….

“cuando uno de los cachorros de león es enviado por error a la selva de verdad y se ven inmersos en una arriesgada misión con el objetivo de rescatarle”

Las alarmas acaban de destrozarme el tímpano, de tan alto que han sonado. Ah, pero no, esperad… se trata de un cachorro de león, así que ya no hay plagio, claro. Además, en la pandilla sólo hay dos animales que coincidan: “un león, una jirafa, una anaconda, un koala y una ardilla”.

Me pregunto si tendrán pingüinos expertos en elaborar sushi…

Hace ya algún tiempo mantuve con Athair, y con muchos otros en otros momentos, una conversación sobre la falta de originalidad en el cine y la literatura actuales. En éste último caso hablábamos de los últimos éxitos en literatura infantil a raíz de unas cuantas denuncias por plagio. Analizando unos cuantos títulos, descubrimos que cerca del 90% se ajustaba a un mismo esquema de trabajo, de forma que era lo de alrededor de la trama principal lo que realmente podía aportar originalidad al escrito.

Si bien esa linealidad en las creaciones me apena, más lo hace la que demuestran algunas productoras de cine. Al final, o copian de otras (véase el ejemplo de arriba o baste recordad el estreno casi simultáneo de Antz y Bichos), o el argumento es predecible desde el minuto 2. Y eso en los casos en los que se trate de guiones originales, que no son tantos. Vivimos una época en la que la mayor parte de la creación cinematográfica se basa en las creaciones literarias, normalmente de la época. Y lo normal, salvo excepciones, es que al final la película sea bastante mala. No porque no haya medios, o porque el equipo no sea bueno, sino porque una gran parte de la literatura actual (de la que se vende y se adapta) es pura basura.

Acabo de terminar de releer Matar a un ruiseñor y, mientra disfrutaba de cada página, era capaz de recordar cada fotograma de la adaptación que se hizo. Ambas (novela y película) son obras maestras que, cada vez que las disfruto, me hacen llorar y enamorarme de Atticus Finch.

Recordaba también la primera vez que vi la película. En versión original subtitulada, grabada de una sesión de madrugada de La 2. Yo debía tener 12-13 años, y me aficioné a grabar esas películas, que correspondían a un ciclo, no recuerdo si de cine negro/judicial o de adaptaciones. No recuerdo todas ellas, pero sí recuerdo la sensación de no haber visto una mala película en ese ciclo. Admito que cuando se trata de ciclos es mucho más fácil que todas las películas sean buenas, pero aún así… no sé si podría (en estos momentos) elaborar una lista de grandes adaptaciones actuales que pudieran componer una selección ni medianamente aceptable.

La capacidad técnica y económica para producir largometrajes es muy superior a la que existía hace 30 años. Hoy, sigue habiendo grandes escritores que cuentan historias mágicas en sus novelas. Entonces, ¿por qué es la mediocridad la tónica general de lo que sale de su unión?

Creo que en buena parte se debe a que el cine, hace 30-40 años, tenía una finalidad distinta. Sí, quería entretener, pero no “a cualquier precio”. Por supuesto que no todas las películas de aquella época son buenas, pero creo que sí son honradas. Ir al cine no era una opción más ocio, como hoy día, sino que se trataba de una actividad muy especial. No era algo cotidiano, sino excepcional, y la gente que vivía de ello (actores, directores, guionistas…) eran conscientes de ello. Tengo la teoría, o quiero creer, que de alguna forma intentaban dar lo máximo en cada película, como si existiera un contrato no escrito que ellos respetaban.

Ahora las cosas han cambiado. La gente va al cine con cotidianidad. No esperan obras de arte, sino sólo olvidarse durante una hora y media (a lo sumo dos horas) de sus problemas de cada día. En general, parece que gustan más las películas intrascendentes, de contenido fácilmente digerible. Pero, por alguna extraña razón, aunque eso es lo que vende, nadie, ni siquiera la propia industria es capaz de reconocer esos trabajos como buenos. O, simplemente, como aceptables. Lo normal es que, a la hora de los reconocimientos, la película más taquillera del año no consiga nada.

Me jode la hipocresía de una industria que vive del entretenimiento, que produce lo que produce, y que luego parece avergonzarse de ello.

Y, como siempre, ya se me ha olvidado qué es lo que quería decir cuando empecé a escribir esta entrada…

Keep your sticky fingers off Ireland October 3, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Pasiones, Yo soy yo.
add a comment

La frase que da título a esta entrada está sacada de una de las maravillas que Athair ha tenido el buen gusto de traerme de su visita a la Gran Manzana: Marvel 1602. Se trata de una de las últimas obras de Gaiman para el maravilloso mundo de los cómics, y es genial. Me lo ha dado esta mañana y ya lo he terminado, era imposible no hacerlo. Y sí Athair, la frase me ha encantado.

Las otras dos cosas que me ha traido también tienen que ver con este inglés: una crítica de MirrorMask (¡qué ganas tengo de verla!) y mi deseada Anansi Boys, que ya he empezado a leer, y cuyo primer capítulo es muy muy divertido.

Aunque el mejor regalo es que haya vuelto. Y que lo haya hecho como lo ha hecho.

Y siguiendo con Gaiman he descubierto que, de nuevo, alguien ha borrado algunas entradas de su blog traducido, y lo ha hecho hoy mismo. Estoy muy mosqueda, y nada contenta, pero estoy empezando a tomar medidas.

Y nuestro querido Cálico Electrónico vuelve a ser lo que era, el último capítulo es genial. Todo lo que haga la más mínima referencia a Calvin y Hobbes tiene un grado de calidad asegurado. Por cierto que tengo que hacerme con sus libros… a ver si lo consigo pronto.

Ulises está revoltoso hoy, y yo no tengo mucha paciencia esta noche… Quizás porque me mosquea comprobar lo cobarde que soy, o porque no soporto las injusticias. Pero de eso hablaré otro día, hoy es mejor que, simplemente, lo deje correr.

Lo dicho, Keep your sticky fingers off Ireland. O mejor, Keep your sticky fingers off Gaiman’s Blog.

Acabo de terminar July 17, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Pasiones, Yo soy yo.
add a comment

17 horas (a las que hay que descontar comidas, duchas, siestas, trayectos varios…). 50 regalices rojos. 1 chupachus. Dos coca-colas, medio litro de Nestea y un par de litros de agua. 607 páginas.
Lo he empezado esta mañana y acabo de cerrar mi ejemplar de Harry Potter and the Half-Blood Prince.
Estoy agotada. Tremendmente agotada.
¿Que si me ha gustado? Sí, mucho.

Si es Gaiman, es bueno June 30, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Pasiones.
add a comment

Llevo mucho tiempo queriendo rendir mi particular homenaje a un escritor que se ha aupado por méritos propios en mi lista de los Top Ten: Neil Gaiman.
Hace algo más de dos años llegó a mis manos un ejemplar de Good Omens. Aunque me fue largamente recomendado, circunstancias personales hicieron que se quedara criando polvo en mis estanterías durante muchos meses. Finalmente, hace ahora un año me decidí a cogerlo. Y me encantó. Todo él. Los personajes daban fuerza a una historia, en principio, nada original: se acerca el fin del mundo y sólo una persona puede evitarlo. Azirafel y Crowley (un ángel avaricioso y un demonio perseguido por la maldición de Queen y las cintas en los coches), Perro (la bestia del infierno feliz de perseguir palos y chapotear en los charcos), los Jinetes del Apocalipsis (montados en sus Harleys y entre los que destaca Muerte)…
La capacidad de crear personajes es sólo comparable a la de crear situaciones hilarantes e inolvidables, entre las que destaca, sin duda ninguna, el método Crowley para tener la mejor colección de plantas de Londres.
Y si con Good Omens nació un flechazo, con Neverwhere se convirtió en amor profundo. Jamás volveré a ver Londres con los mismos ojos. Caballeros, magos, damas misteriosas, un mundo de ensueño encerrado en una ciudad, oculto a los ojos de casi todos, salvo de aquellos que saben y quieren mirar.
Hace poco me hice con los 6 capítulos que la BBC hizo sobre el libro. Si bien Gaiman no está del todo feliz con el resultado, debo decir que lo poco que he visto me ha gustado. Y la forma de comenzar cada capítulo es no sólo inteligente, sino también inquietante. Y es que tiene que serlo. Neverwhere, y Gaiman, son inquietantes.
Después llegó un cuento para niños: Coraline. O no tan niños. Partiendo de la misma premisa que Neverwhere (ahí fuera existe un mundo paralelo al que, generalmente, no tienes acceso), Gaiman creó otra obra genial. A ratos divertida, a ratos amarga, a ratos aterradora. Un cuento, como se dice habitualmente, para niños de todas las edades. La lucha de Coraline se convirtió pronto en la mía, su miedo ante un teatro vacío, en el mío.
Y tras probar con sus novelas, empecé con sus cómics. Habían sido varios los que me habían recomendado The Sandman. Pero no recordaba quién, así que ni corta ni perezosa me compré el primer tomo. Y luego, poco a poco, los otros 9. Debo decir que adoro Sandman. Los personajes son simplemente geniales, y la historia me atrapó. La sencillez de los sentimientos de Morfeo, o Sueño, contrapuesta a la complejidad de sus acciones me cautivó. Y me hacía sufrir con él, porque ¿quién en su sano juicio condenaría a un amor perdido al dolor y la agonía de la eternidad en el infierno? No hay nadie en la familia de Los Eternos que sufra más que él, nadie a quien la conciencia le remuerda más, nadie tan fácilmente conmovible. Y nadie que, a su manera, ame más a los humanos que aquel que cada noche crea un mundo para nuestros sueños.
Pero no era sólo la historia de Sandman. Junto a él, decenas de personajes igual de queridos por mí: Caín y Abel, su hermana Muerte, Matthew el cuervo, el Valle del Violín, Delirio, Destrucción, Lucifer… Y las historias de todos ellos, y las de aquellos que, alguna vez, cruzaron sus pasos con el señor de la noche. Siempre pálido, siempre de negro, siempre serio…
Y del Rey del Sueño a su hermana, Muerte, de quien nadie puede no enamorarse. Porque es dulce, tierna y nos ama tal y como somos, sin querer cambiarnos. Y que hace que el paso al otro lado sea lo menos duro posible.
En medio leí American Gods, que si bien me pareció un buen libro, debo reconocer que a veces me pareció demasiado denso y farragoso, impropio de Gaiman.
Athair, que es un cielo, me regaló por mi cumpleaños otros cómics de Gaiman. Los Libros de la Magia, que me presentó como la versión gore de Harry Potter. No sé si la calificaría así, pero qué duda cabe de que es una historia de niños magos a lo Gaiman. Y qué duda cabe que me gustó. Mucho. También hay que destacar el regalo de todo el Palacio Imperial, La última tentación de Alice Cooper. Genial.
Los lobos en la pared y Misterios de un asesinato también pasaron a engordar una colección de lecturas (que el primero es de Rapun) que el otro día aumenté con Humo y espejos (ya leído gracias a Hetoo y que me encantó), The Sandman. El libro de los sueños y Criaturas de la noche, donde aparece el mejor gato de la historia y que resume, en muy pocas páginas, el genio creativo de Gaiman.
Su próxima obra, Anansi Boys, no se publicará hasta el 20 de septiembre en Estados Unidos, así que a saber cuándo puedo hacerme con un ejemplar…
Pero no es sólo en la literatura donde Gaiman hace mejores nuestras vidas. El cine pronto empezará a sentir su influencia tras muchos muchos años de ausencia de su genio (sus últimos trabajos fueron en el guión de La Princesa Mononoke y un documental sobre John Bolton que escribió y dirigió). Pero estamos de enhorabuena, MirrorMask se estrena el 30 de septiembre y tiene muy buena pinta. Guión de Neil Gaiman y Dave McKean, dirección de este último y producción de The Jim Henson Company, ¿qué más se puede pedir? Si no me creéis, podéis navegar por la página de MirrorMask, y ver las fotos y el trailer. Se me hace la boca agua.
Y eso es sólo el comienzo: Coraline (dirigida por Henry Selick, el mismo director que Pesadilla antes de Navidad), Beowulf (película de animación cuyo guión escribe junto a Roger Avary –Pulp Fiction–, que dirigirá Robert Zemeckis y protagonizará Anthony Hopkins), Los Libros de la Magia y Death: The High Cost of Living, que producirá New Line y cuyo guión está acabado desde abril. Además, Gaiman quiere dirigirla y parece que lo hará. El por qué: ” At the end of the day, I love the project too much to want to hand it over to somebody and say, ‘Yes, go and f*** it up.’ I think it’s the same kind of thing that Frank [Miller’s] going through on Sin City. You don’t want somebody else to go off and make the Sin City movie. If you’re going to do it, you want it to be your thing. This is Death and I can see too many ways that people can change it”.
Y mientras espero que todo esto llegue, me dedico a leer su blog, divertido y tierno (como la entrada del Día del Padre del 19 de junio) y a visitar su página, donde se pueden encontrar escritos inéditos en la sección Exclusive Material y otras muchas sorpresas igual de agradables.
Un lujo, un auténtico lujo. Y es que, como ya he dicho, si es Gaiman, es bueno.

Happy Bloomsday June 16, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Pasiones.
add a comment

Dublín hoy es una ciudad diferente. Y es la ciudad donde me gustaría estar hoy. Sin lugar a dudas. Disfrutando como una enana del Bloomsday Festival.

He buscado alguna cita que poner, y he encontrado muchas, pero ninguna que realmente me apeteciera. Al menos del Ulysses. Así pues, pondré dos citas de Joyce que sí me han gustado, o que al menos casan mejor con mi estado de ánimo actual:

I am tomorrow, or some future day, what I establish today. I am today what I established yesterday or some previous day.

The actions of men are the best interpreters of their thoughts.

Y lo dicho, Happy Bloomsday y’all.

Sigue el juego June 7, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Yo soy yo.
add a comment

Estás atrapado en Fahrenheit 451, ¿qué libro te gustaría ser?
Pregunta complicada. Y mucho. Ulysses podría ser una opción. Me duraría mucho. El Principito podría ser otra. Buenos presagios también tiene papeletas. Bueno, todo Gaiman tiene un buen número de posibilidades…. O Paul Auster, cualquiera, o Daniel Pennac… Pufff, qué difícil.

¿Alguna vez te enamoraste de algún personaje de ficción?
Millones de veces, sí. Tantas, que no puedo recordarlas todas. Quizás las últimas hayan sido Sandman y Falquian.

¿El último libro que compraste fue?
Pues compré varios de una tacada: R de rebelde, Hombres de armas, Ferdinando el toro, Sapo y Sepo inseparables e Historias de ratones.

¿El último libro que leíste fue?
Me acabo de terminar R de rebelde y he releído todo Sandman.

¿Qué estás leyendo actualmente?
Pues tengo varios: Buenos presagios, de nuevo; Hoghfather; Sin City.

Cinco libros que llevarías a una isla desierta.
Si voy con Rapun, paso de llevar libros de supervivencia (je je je), así que yo llevaría la literatura. Eso sí, me haría una edición especial de todo Gaiman (Sandman incluido) que contara como un solo volumen. Los otros cuatro serían Ulysses, La felicidad de los ogros, La noche del oráculo y El señor de los Anillos, la edición en un tomo.
Si Rapun no viene, un buen libro de supervivencia, todo Gaiman, El señor de los Anillos, Ulysses y… La noche del oráculo. Posiblemente.

¿A quién le pasas el bastón y por qué?
Pues con todo mi cariño, a Athair. Porque en Literatura me ha descubierto un nuevo mundo.

Soy la leche April 29, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Pasiones, Yo soy yo.
add a comment

Pues sí, para qué negarlo. Estoy muy orgullosa de mí misma. No solo he configurado el acceso del ADSL, sino que además he conseguido abrir un puerto del router para poder usar ese programita del que Rapunzell e Imperator hablan maravillas (el Shareaza). Vale, sí, todo lo he hecho con un poco de ayuda, pero eso no quita mérito. Lo que me quitará será efectivo de la cuenta corriente de tantas cervezas a las que voy a tener que invitar (es un decir, lo hago de mil amores).

Y como no podía ser de otra manera, lo primero que me estoy descargando es un archivo MP3 del Ulysses, que si es lo que creo lo voy a flipar mucho. Bueno, de hecho ya lo estoy flipando, porque hay uno montón de archivos que me quiero bajar (léase el relato A Mother, de Dubliners leído por Fionnula Flanagan -que para quien no lo sepa es una pedazo de actriz irlandesa-).

P.D. Sí era lo que me imaginaba. ¡¡¡Soy feliz!!!

Variaciones April 26, 2005

Posted by Tindriel in Literatura, Yo soy yo.
add a comment

Ayer, mientras hacía turnos en el X-Kings y mantenía una agradabilísima conversación (vía messenger) con Earendil, dejé la televisión encendida, como ruido de fondo. Como había estado viendo a Grissom y sus chicos, el ruido de fondo que quedó fueron Horatio y sus colegas. La verdad, no hice ni puñetero caso. Salvo al final del capítulo. En él aparecían Horatio y un guardia jurado venido a menos. Al parecer, había habido un incendio en algún edificio (presumiblemente donde trabajaba el guardia) y él no había sido capaz de apagarlo/evitarlo/salvar a todo hijo de vecino (elíjase la correcta). En fin, que el pobre hombre estaba destrozadito perdido, medio llorando, y en esas va mi héroe y suelta la perla del día:
–Los remordimientos nos mantienen en tensión. Nos hacen mejores.

¡¿Qué?! Los ojos se me salían de las órbitas, y mi cerebro se negaba a procesar semejante dechado de sabiduría. Que yo sepa, los remordimientos, alimentados y alentados tal y como proponía H., lo único que hacen es bloquearte e impedirte avanzar. En cualquier campo. Aprendemos de errores, no de decirnos a cada paso: “Debí ser mejor. Fracasé y por mi culpa, por mi incompetencia, algunas personas sufrieron”. Si encima estamos hablando de que X personas murieran por ello, las consecuencias de sentirte culpable pueden ser mucho peores.

Eso sí, no pierdo la esperanza de que los guionistas sean coherentes con sus propias palabras y los remordimientos por hacer semejante mierda cada semana no sólo no les dejen dormir, sino que les inciten a dedicarse a cualquier otra cosa, mejorando así la programación televisiva.

En otro orden de cosas, hoy me he levantado muy feliz pensando que solo faltaba mes y medio para el sexto libro de HP. Pero me he dado cuenta de que va a ser que no, que faltan dos meses y medio. La espera se hará larga…

Tras leerme The HitchHiker’s Guide to the Galaxy, hoy he cogido un libro que llevaba unas semanas postergando. Más que por placer, lo leo por una mezcla de curiosidad morbosa y porque me lo ha enviado quien lo escribió. Bien, llevo unas 30 páginas, y es tan malo como creía. Y, lo que es peor, tiene todos los errores gramaticales que sospechaba, lo que me hace imaginar que nadie ha osado editar/corregir el estilo del manuscrito. Y éstas son cosas que cada vez me ponen más nerviosa. Ya son dos las cartas, a distintas editoriales, que he mandado en los últimos meses quejándome de la descuidada edición de los libros. La última, por el libro La venganza de Opal, cuarta entrega de las aventuras del ladrón y multimillonario adolescente Artemis Fowl. En fin, que creo que me estoy pasando (la carta era bastante fuerte), así que espero que mis vacaciones hayan ayudado a despejar mi cabeza un tanto y a que deje de fijarme en todas estas cosas. Que si no voy a acabar por no disfrutar de los libros…

Y ya para terminar, un anuncio. El blog de Athair volverá a estar operativo en breve (o eso espero), cuando consigamos terminar (ejem) el rediseño del mismo. Pero el evento será debidamente publicitado.