jump to navigation

October 30, 2002

Posted by Tindriel in Pasiones, Yo soy yo.
add a comment

17.58

Por fin voy a hacerlo. Por fin he encontrado el valor, y el dinero, necesarios para llevar a cabo uno de mis, podríamos llamarlo así, sueños.

Desde hace años sueño con pisar sus calles, con respirar su aire. Con conocer los lugares, las calles, los bares que tantas veces he imaginado. Por fin podré ver cara a cara a los descendientes de aquellos que quedaron inmortalizados. Por fin podré comprender por qué quien se marcha, no lo olvida. Por qué cada año miles de viajeros se desplazan hasta allí en pos de innumerables celebraciones, todas diferentes.

Voy a poder conocer su casa, sus calles, los paseos recordados que le dieron la inspiración. Por fin voy a conocer la ciudad de la que salió para no regresar (volver una vez por un espacio de tiempo corto no cuenta). Por fin voy a poder fijar en mi retina los paisajes reales que recordó siempre. Por fin voy a poder conocer la cuna de ese loco alcohólico, tuerto y temeroso de las tormentas que tuvo a bien regalar a la humanidad una obra de arte extensa, incomprensible, inalcanzable, una basta muestra de lo que un ser humano es capaz, si se pone a ello.

Mientras pasee por sus calles, siguiendo las indicaciones fijas en el pavimento recordaré sensaciones, momentos, envidias antiguas que por fin hallarán consuelo. Recordaré lo que sentíais cuando estabais allí, pensando en mí, que me estaba cada vez más lejos de mi sueño. Pero por fin podré tocarlo, disfrutarlo, saborarlo, olerlo y fijarlo en mi memoria como el tesoro que es.

Años después lo he conseguido, en unos días (12 para ser exactos) estaré en las calles de Dublín, sin poder creerme mi suerte. Hasta entonces mi imaginación ya se ha marchado al número 7 de Eccles Street.

Advertisements

83659004 October 28, 2002

Posted by Tindriel in Uncategorized.
add a comment

13.42

Pues ya está. Me he hecho mayor. Irremediablemente. Supongo que debí escuchar los avisos de mi cuerpo en forma de molestos pelos blancos entre mi negra cabellera, pero no lo hice. Y hoy, hace poco más de un par de horas he sido terriblemente consciente de ello. Y me gusta.

¿Las razones? Muchas, supongo. Que una buena amiga haya encontrado piso para irse a vivir con su chico, que esté planeando mis primeras vacaciones (un desastre porque no hay hoteles libres en ningún sitio), que haya solicitado los papeles para ingresar en la Asociación de la Prensa de Madrid y en su servicio médico (antes me lo cubría la cuota de mi padre), que empiece a intentar planificar algo más que las siguientes 48 horas de mi vida, que tenga, por fin, un círculo de amistades con las que soy capaz de pasar más de 12 horas seguidas y no aburrirme ni un solo instante. Y, sobre todo, la noticia que he recibido hoy, hace unos 10 minutos. A partir de hoy, soy “doctoranda”. Es decir, me han admitido en los programas de doctorado de mi facultad. Mi directora puede estar orgullosa.

Estoy contenta, muy contenta. A pesar del miedo y las dudas. Porque soy capaz de sacar adelante un deseo contra viento y marea, porque he podido enfrentarme a quien pensaba que no era una buena idea y demostrarles que sí, que si era lo que quería eso debía bastar. Porque he sido capaz de descubrir una de mis “virtudes” y luchar por ella. Porque todo esto me enseña que, si quiero, puedo hacerlo. Porque por fin he entendido de verdad la frase de un anuncio que tengo colgado a mi espalda en la redacción “La única barrera eres tú. Sólo tienes que aprender a saltarte”. Esta vez lo he hecho, y me siento tan feliz, que no me importa haber dormido tres horas. Bueno, no me importa por ésto y por lo que me mantuvo despierta hasta tan tarde.

Y para celebrarlo, cambio de tipografía en el blog. Que lo disfrutéis. Besos a todos los que, alguna vez, confiastéis en mí.

October 28, 2002

Posted by Tindriel in Yo soy yo.
add a comment

13.42

Pues ya está. Me he hecho mayor. Irremediablemente. Supongo que debí escuchar los avisos de mi cuerpo en forma de molestos pelos blancos entre mi negra cabellera, pero no lo hice. Y hoy, hace poco más de un par de horas he sido terriblemente consciente de ello. Y me gusta.

¿Las razones? Muchas, supongo. Que una buena amiga haya encontrado piso para irse a vivir con su chico, que esté planeando mis primeras vacaciones (un desastre porque no hay hoteles libres en ningún sitio), que haya solicitado los papeles para ingresar en la Asociación de la Prensa de Madrid y en su servicio médico (antes me lo cubría la cuota de mi padre), que empiece a intentar planificar algo más que las siguientes 48 horas de mi vida, que tenga, por fin, un círculo de amistades con las que soy capaz de pasar más de 12 horas seguidas y no aburrirme ni un solo instante. Y, sobre todo, la noticia que he recibido hoy, hace unos 10 minutos. A partir de hoy, soy “doctoranda”. Es decir, me han admitido en los programas de doctorado de mi facultad. Mi directora puede estar orgullosa.

Estoy contenta, muy contenta. A pesar del miedo y las dudas. Porque soy capaz de sacar adelante un deseo contra viento y marea, porque he podido enfrentarme a quien pensaba que no era una buena idea y demostrarles que sí, que si era lo que quería eso debía bastar. Porque he sido capaz de descubrir una de mis “virtudes” y luchar por ella. Porque todo esto me enseña que, si quiero, puedo hacerlo. Porque por fin he entendido de verdad la frase de un anuncio que tengo colgado a mi espalda en la redacción “La única barrera eres tú. Sólo tienes que aprender a saltarte”. Esta vez lo he hecho, y me siento tan feliz, que no me importa haber dormido tres horas. Bueno, no me importa por ésto y por lo que me mantuvo despierta hasta tan tarde.

Y para celebrarlo, cambio de tipografía en el blog. Que lo disfrutéis. Besos a todos los que, alguna vez, confiastéis en mí.

83452080 October 24, 2002

Posted by Tindriel in Uncategorized.
add a comment

11.24

Se me había olvidado lo bien que sabe un desayuno (en mi caso una dosis de cafeína) en la cama, en buena compañía. Me ha devuelto el buen rollo y buena parte del optimismo que había dejado arrinconado en las últimas semanas. Tanto, que ahora no soy capaz de escribir mi reportaje (que debe tener mucha mala leche) y mi jefe me va a matar. Pero no me importa.

Casi no he dormido, tengo la cara hinchada, pero una sonrisa en los labios y una mirada un punto pícara.

Gracias chicos, por hacerlo posible.

October 24, 2002

Posted by Tindriel in La vida.
add a comment

11.24

Se me había olvidado lo bien que sabe un desayuno (en mi caso una dosis de cafeína) en la cama, en buena compañía. Me ha devuelto el buen rollo y buena parte del optimismo que había dejado arrinconado en las últimas semanas. Tanto, que ahora no soy capaz de escribir mi reportaje (que debe tener mucha mala leche) y mi jefe me va a matar. Pero no me importa.

Casi no he dormido, tengo la cara hinchada, pero una sonrisa en los labios y una mirada un punto pícara.

Gracias chicos, por hacerlo posible.

83344728 October 22, 2002

Posted by Tindriel in Uncategorized.
add a comment

11.58

Hoy tenía intención de escribir algo de buen rollo. Algo animado, como hizo Rapun en su blog ayer. Así intentaría que la gente que se ha preocupado por mí estos días pudiese dejar de hacerlo, que no entrasen en el blog con un cierto miedo a ver qué se encuentran.

Pero mis intenciones se han ido al garete. Cuando comienzo a remontar algo, cuando el viento comienza a soplar en otra dirección, se enfurece y derriba otro árbol.

Dice Rapun que la verdadera fortaleza es la de aquel que se sabe vulnerable, lo dice, recibe un golpe y se levanta. Y Beor lo ratifica. Bueno, pues yo estoy harta de recibir hostias y levantarme con buena cara, fingiendo hacia los demás que no pasa nada. Estoy harta de parecer vulnerable y tratar de esconder lo que duelen los golpes en una coraza. Podría decirse que estoy a medio camino entre el caballero de la armadura y el nudista que se pasea por el mundo. Admito siempre que soy vulnerable, pero jamás dejo ver cuánto daño me hacen las cosas. Y estoy harta. Se acabó.

Me duele mucho que mis amigos lo pasen mal. Me duele mucho que mi vida sentimental sea un absoluto fracaso. Me duele mucho que nadie quiera estar conmigo. Me duele mucho que no se valore mi trabajo. Me duele mucho ver a mi abuelo en el estado que está. Me duele mucho no poder tender una mano porque no sé cómo hacerlo. Me duele mucho no poder pedirla. Me duele mucho no tener a nadie a mi lado a quien llamar a cualquier hora. Me duele mucho levantarme sola y acostarme sin un beso de buenas noches. Me duele mucho sentirme sola. Me duele mucho sentir que no encajo en ningún sitio.

Ya está, ya lo he dicho. No volveré a decirlo. No volveré a insistir sobre ello, pero necesitaba soltarlo. Una buena noticia, han colgado de cierta web cierto reportaje que escribí sobre cierto musical.

October 22, 2002

Posted by Tindriel in Yo soy yo.
add a comment

11.58

Hoy tenía intención de escribir algo de buen rollo. Algo animado, como hizo Rapun en su blog ayer. Así intentaría que la gente que se ha preocupado por mí estos días pudiese dejar de hacerlo, que no entrasen en el blog con un cierto miedo a ver qué se encuentran.

Pero mis intenciones se han ido al garete. Cuando comienzo a remontar algo, cuando el viento comienza a soplar en otra dirección, se enfurece y derriba otro árbol.

Dice Rapun que la verdadera fortaleza es la de aquel que se sabe vulnerable, lo dice, recibe un golpe y se levanta. Y Beor lo ratifica. Bueno, pues yo estoy harta de recibir hostias y levantarme con buena cara, fingiendo hacia los demás que no pasa nada. Estoy harta de parecer vulnerable y tratar de esconder lo que duelen los golpes en una coraza. Podría decirse que estoy a medio camino entre el caballero de la armadura y el nudista que se pasea por el mundo. Admito siempre que soy vulnerable, pero jamás dejo ver cuánto daño me hacen las cosas. Y estoy harta. Se acabó.

Me duele mucho que mis amigos lo pasen mal. Me duele mucho que mi vida sentimental sea un absoluto fracaso. Me duele mucho que nadie quiera estar conmigo. Me duele mucho que no se valore mi trabajo. Me duele mucho ver a mi abuelo en el estado que está. Me duele mucho no poder tender una mano porque no sé cómo hacerlo. Me duele mucho no poder pedirla. Me duele mucho no tener a nadie a mi lado a quien llamar a cualquier hora. Me duele mucho levantarme sola y acostarme sin un beso de buenas noches. Me duele mucho sentirme sola. Me duele mucho sentir que no encajo en ningún sitio.

Ya está, ya lo he dicho. No volveré a decirlo. No volveré a insistir sobre ello, pero necesitaba soltarlo. Una buena noticia, han colgado de cierta web cierto reportaje que escribí sobre cierto musical.

83128158 October 17, 2002

Posted by Tindriel in Uncategorized.
add a comment

20.04

Conozco una niña que llora mientras ríe. Que confunde el sabor salado de las lágrimas con la dulzura de un abrazo. Que cuando quiere sonreir se entristece. Que cuando quiere llorar, dice que ve el cielo color azul.

Conozco una niña que ha aprendido a vivir con ello. Que una vez pidió ayuda, y no se la dieron. Que pasó tanto tiempo sola, que ya no sabe que a su lado, si quisiera, podría haber gente. Que intenta ayudar a otros, pero que no sabe ayudarse a ella misma. Y que no quiere que la ayuden.

Conozco a una niña a la que una vez rompieron el corazón, y no supo arreglarlo. Que se pasea por el mundo con un remiendo en el pecho. Conozco una niña que no quiere que le den puntos, no sea que, al quitárselos, la herida siga abierta.

Conozco un caracol que no lleva su casa a cuestas, porque no la encuentra. Que vagabundea perdido, desorientado, con una brújula estropeada en el bolsillo. Conozco un caracol sin concha, porque se la aplastaron sin darse cuenta. Conozco un caracol que por las noches tiene frío, pero que no tiene boca para pedir una manta.

Conozco un caracol que un día, buscando su casa, encontró otros caracoles. Que pensó que le entenderían, pero a los que realmente cree no dio la oportunidad. Y ahora, mientras permanece entre ellos, se pregunta cómo alejarse sin hacer ruido. Sin echarles de menos. Que se pregunta si podrá terminar a tiempo la cáscara tanto tiempo trabajada. Que quisiera saber si, aunque incompleta, cuando esté solo le quitará el frío. Que mira hacia arriba preguntándose si alguna vez será lo suficientemente fuerte como para resistir los pisotones.

Conozco una niña que es caracol, y un caracol que es niña. Conozco una niña-caracol que se pregunta si podrá seguir los pasos del lobo.

October 17, 2002

Posted by Tindriel in La vida.
add a comment

20.04

Conozco una niña que llora mientras ríe. Que confunde el sabor salado de las lágrimas con la dulzura de un abrazo. Que cuando quiere sonreir se entristece. Que cuando quiere llorar, dice que ve el cielo color azul.

Conozco una niña que ha aprendido a vivir con ello. Que una vez pidió ayuda, y no se la dieron. Que pasó tanto tiempo sola, que ya no sabe que a su lado, si quisiera, podría haber gente. Que intenta ayudar a otros, pero que no sabe ayudarse a ella misma. Y que no quiere que la ayuden.

Conozco a una niña a la que una vez rompieron el corazón, y no supo arreglarlo. Que se pasea por el mundo con un remiendo en el pecho. Conozco una niña que no quiere que le den puntos, no sea que, al quitárselos, la herida siga abierta.

Conozco un caracol que no lleva su casa a cuestas, porque no la encuentra. Que vagabundea perdido, desorientado, con una brújula estropeada en el bolsillo. Conozco un caracol sin concha, porque se la aplastaron sin darse cuenta. Conozco un caracol que por las noches tiene frío, pero que no tiene boca para pedir una manta.

Conozco un caracol que un día, buscando su casa, encontró otros caracoles. Que pensó que le entenderían, pero a los que realmente cree no dio la oportunidad. Y ahora, mientras permanece entre ellos, se pregunta cómo alejarse sin hacer ruido. Sin echarles de menos. Que se pregunta si podrá terminar a tiempo la cáscara tanto tiempo trabajada. Que quisiera saber si, aunque incompleta, cuando esté solo le quitará el frío. Que mira hacia arriba preguntándose si alguna vez será lo suficientemente fuerte como para resistir los pisotones.

Conozco una niña que es caracol, y un caracol que es niña. Conozco una niña-caracol que se pregunta si podrá seguir los pasos del lobo.

83123723 October 17, 2002

Posted by Tindriel in Uncategorized.
1 comment so far

18.32

Aviso a navegantes.

Mi dosis habitual de estrés está a punto de alcanzar cotas nunca vistas. Mi único deseo en estos momentos es gritar muy, muy fuerte y luego, una vez desahogada, meterme en la cama y no levantarme en dos semanas (exactamente las mismas que llevo en este estado).

Pero no hay nada que temer. Me lo tragaré durante un par de días y luego volveré a ser la de siempre. Por si acaso, en este tiempo de digestión, no escribiré en el blog. Aunque siga leyendo otros.