jump to navigation

¿Cuánto pagarías tú? June 29, 2006

Posted by Tindriel in Interesantes.
2 comments

Y como no todo va a ser mala baba hoy, aquí os dejo una noticia muy divertida y solidaria.

Por cierto, ¿nadie va a ir a verles en julio?

Advertisements

June 29, 2006

Posted by Tindriel in La vida.
7 comments

Desde ayer por la tarde comprendo un poco más al insigne Capitán Garfio cuando, cargado del odio que nace del dolor, mascullaba, gritaba o gemía aquello de Odio, odio a Peter Pan. Desde ayer me parezco mucho más al Capitán pirata más temible de los dibujos animados que a su eterno oponente, del que me disfrazaba cuando era niña. Aún no he dicidido reclutar una tripulación y hacerme a la mar, pero me siento como si alguien, en su inconsciencia, me hubiera arrancado la mano y se la hubiera dado de comer a un cocodrilo.

Ayer fui al médico. La buena noticia es que se acabó la espera, los nervios y el agobio. La mala es que tengo una cosa llamada resistencia insulínica, algo que es un poco más grave, porque a nadie le gusta que su insulina sea tan efectiva como un vaso de agua (de chupito) en medio del desierto.

Y lo peor de todo es que no tendría por qué tenerla. Este nuevo desorden, síntoma-consecuencia del desarreglo ya diagnosticado con anterioridad y ayer confirmado, podría o no haber aparecido. Pero sobre todo, de haberlo hecho, debería haber sido dentro de unos años. Y sin embargo ha sido ahora porque el capullo de mi ex ginecólogo me puso un tratamiento que, lejos de aliviar el síndrome, suponía un enorme riesgo de empeoramiento y aceleración de los síntomas.

Genial, ¿verdad? Al principio creí que el nuevo tratamiento que me han puesto (destinado en gran medida al tema insulínico, pero también a los ovarios) era algo que habían descubierto hace unos pocos meses. Pero no es así, se usa desde hace 3 años. Que es lo que llevo yo tomando la píldora (o derivados). Es decir, el tipo siempre pudo elegir otro tratamiento y no lo hizo. Es decir, y exagerando para que se entienda, es como el que va al médico porque tiene una herida que no deja de sangrar, le diagnostican leucemia y le mandan a casa con una tirita porque es lo que se había ido a tratar. En mi caso me medicaron para que mis reglas fueran regulares y de una duración normal, y pasaron del resto de síntomas que podían darse. Hicieron mi vida más fácil en un sentido, pero me la complicaron en otro mucho más grave.

En estos momentos yo también odio a Peter Pan.

Actualizaciones June 26, 2006

Posted by Tindriel in Varios.
1 comment so far

–Los resultados llegaron y la primera visita al médico fue extraña. Me trataron como si fuera o bien idiota o bien una niña de cristal a la que no se le puede decir la verdad. La analítica mostraba 2 resultados que no eran los que deberían, pero insistieron en que todo estaba perfecto. Además, en vez de hacerme una curva de insulina me habían hecho una curva de glucosa, con lo que esa parte ni siquiera se pudo evaluar. Para rematarlo me pusieron el tratamiento para algo que, según ellas, no tengo. El miércoles tengo cita con otro. Veremos qué dice él.

–La cocina está limpia, el mueble en la basura (y sustituido por uno en la terraza) y el microondas cambiado. No tengo platos, pero gracias a la fiesta del sábado tengo un montón de plástico y así no tengo que fregar (je je je).

El final perfecto June 20, 2006

Posted by Tindriel in Varios.
7 comments

Mi casa, muy amable ella, y más concretamente mi cocina, ha tenido a bien regalarme la noche con el final perfecto a un día de mierda. Como dicen que una imagen vale más de mil palabras, ahí va un perfecto retrato de mi jornada:

pict0071.JPG

Eso que veis ahí en el suelo, dado la vuelta, es el mueble de mi cocina que estaba encima del microondas. Ahora ya no está ahí claro, sino en el suelo, sujeto por dos botes de fabada litoral. El estado de la habitación es algo mejor, pero no mucho, que bastante he atronado ya a mis vecinos y he parado de recoger los pedazos de la vajilla tan bonita que tenía. Obviamente el microondas también se ha ido a la mierda.
 Y mañana me tengo que coger un día libre para arreglar el destrozo, claro. E ir a Ikea pronto a comprar una nueva cocina. Porque resulta que los muebles están pegados a la pared. Sí, pegados, no atornillados ni clavados ni nada. Pegados.
Si no fuera tan tarde, gritaría. 

Esperando resultados June 20, 2006

Posted by Tindriel in La vida, Yo soy yo.
4 comments

A veces me siento tan torpe que ni yo misma me aguanto. Hoy me he tirado 10 minutos de reloj intentando colgar un vestido en una percha. No hacía más que resbalarse, y a mí estaba a punto de darme algo. La buena noticia es que he conseguido colgarlo y que el susodicho aún me queda bien, con lo que ya tengo la mayor parte del vestuario para la boda de julio. La mala noticia es que cuando tengo la cabeza en otro sitio, no soy capaz de hacer las tareas más fáciles, así que no digamos ya las más complicadas. pero como soy una temeraria y una inconsciente, para según que cosas, decido que el “¿quién dijo miedo?” es una buena política y me acabo metiendo en cosas que no puedo manejar. Y acaban pagando los que no deben.

Es una cosa extraña cuando llevas esperando algo mucho tiempo (el tiempo es relativo y 2 semanas pueden parecer eternas) y, a la hora de la verdad, ya no sabes qué quieres que salga de allí. Esta tarde me dan los resultados de los análisis. Y, quizás, un diagnóstico y su tratamiento. O igual no. Existen, en realidad, 3 posibilidades. Y sólo una de ellas la percibo como mala en su totalidad: que los resultados no sean concluyentes. Seguiríamos teniendo que hacer pruebas, la fase de diagnóstico se alargaría aún más, los nervios no desaparecerían y yo seguiría algo descolocada.

Luego está la opción de que los resultados sean perfectos y no me pase nada. Y eso estaría bien, en parte. En parte porque significaría que mis 3 años de esfuerzos han sido inútiles e innecesarios. Y además, lo más importante, por qué eso no haría que los síntomas no estuvieran, con lo que volveríamos a una fase de diagnóstico partiendo de cero. En el punto en el que estaba hace 3 años.

Y, por último, que los resultados confirmen el diagnóstico preliminar que me han hecho. Sería una putada, claro. A nadie le gusta estar enfermo. Pero al menos sabría qué me pasa, por qué me pasa y cómo combatirlo. Y podría respirar tranquila. Es más fácil aceptar una enfermedad que la indefinición de no saber qué le pasa a tu cuerpo. Obviamente dentro de esto hay grados, y prefiero aquel cuyo horizonte es mejor, el que no implica que los 3 años de esfuerzos han logrado el efecto contrario que ahora se perfila, el de haber agravado algunos desarreglos asociados a la enfermedad.

Sé que suena extraño, y puede ser difícil de entender, pero es que hoy sólo quiero que el nudo en el estómago desaparezca. Luego ya veremos qué hay que celebrar.

Literatura y recuerdos June 16, 2006

Posted by Tindriel in Literatura.
6 comments

En los últimos tiempos me he dado cuenta de cuánto más fácil es para mí meterme en un libro cuyas referencias conozco.

Acabo de leerme 2 libros con los que eso no me ha pasado, en absoluto: La sombra de Ender y Las puertas de Anubis. Los dos me han gustado, los he disfrutado y les daría una buena puntuación si tuviera que hacerlo. Sin embargo, me faltaba algo para meterme en ellos. Las referencias temporales y geográficas me eran desconocidas, no podía asociar nada a ellos, en algunos aspectos me dejaban fría.

Luego me leí el último de Lorenzo Silva, La reina sin espejo. En este caso era capaz de moverme en ese mundo algo extraño que siempre rodea a la pareja de Guardias Civiles protagonistas de algunas de sus novelas (ésta entre ellas). La acción transcurre en Barcelona, las zonas que se señalan me son conocidas y el libro del que habla (A través del espejo) también. Me resultaba fácil imaginarme la ciudad y encontrar los sentidos ocultos. Y con eso la novela ha ganado mucho en mi percepción.

Sin embargo, el caso más llamativo es el que estoy viviendo ahora. La novela se llama Literati y narra las aventuras de un joven universitario que acaba envuelto en una extraña secta. La novela, salpicada de párrafos sacados de otras obras (Peter Pan, Ulysses, 1984…), transcurre en las frías, sucias y hermosas calles de Dublín, y el hecho de poder poner sonidos, imágenes, olores y hasta sabores a las escenas que narra hace que estas parezcan más vívidas en mi imaginación. Las hace más cercanas, más reales, de algún modo mejores.

No siempre que esto ocurre es sinónimo de que la obra en cuestión es muy buena, pero siempre le guardaré agradecimiento y cariño por permitirme viajar a un mundo, una ciudad, un lugar conocido y querido. Y esta capacidad de trasladarme a otro lugar con la imaginación una de las razones por las que me gusta tanto el Ulysses de Joyce, porque cada vez que lo abro y me sumerjo en sus páginas, vuelven a mí las gaviotas, el olor del río Liffey, los acentos, el sabor amargo de la cerveza, el sonido de los pasos, el gris pegado al cielo y a las fachadas…

Me estoy poniendo sentimental. Será que la echo de menos.

Futuro June 15, 2006

Posted by Tindriel in Varios.
7 comments

En un alarde de previsión totalmente inusitado, acabo de hacer planes para el último fin de semana de octubre. Athair y yo iremos a ver Alegría.

Será mi segunda vez con el Cirque Du Soleil. Y siempre en la mejor de las compañías. Si alguien se anima igual podemos tomar algo después…

June 6, 2006

Posted by Tindriel in La vida.
7 comments

Algunos de vosotros recordaréis cómo hace unas semanas contaba que me había gastado la tonta cantidad de 15 euros en una edición especial de un diario británico. Llevaba desde entonces esperando su llegada, sin recordar muy bien si había pedido que me lo enviaran a casa o al trabajo. Esta noche, hace unos minutos, he visto cómo de mi buzón sobresalía un abultado paquete. Feliz, me he acercado a él. Pero aún no lo he abierto. La carta aguarda en la mesa del comedor a que la abra. Y no sé muy bien cuándo hacerlo, la verdad. ¿Qué por qué no me he avalanzado hacia él? Muy sencillo, durante el viaje en ascensor, cargada de miles de folletos de propaganda, he podido examinarlo, y hay varias cosas que han echado hacia atrás mi primera determinación, a saber:

 1. El envoltorio de plástico contiene dos paquetes, uno de plástico gris y un sobre marrón. Debería haber sólo uno.

2. El envoltorio gris, más grande, está a mi nombre. El marrón está dirigido a alguien en Barcelona que no conozco en absoluto.

3. Y el más importante. El paquete debería estar enviado desde algún lugar de Inglaterra, probablemente Londres. Pero el envoltorio de plástico tiene unas grandes letras rojas que indican su procedencia: la República Islámica de Irán. Lo juro.

 Así pues, aquí estoy, escribiendo sobre ello y sin decidirme a abrirlo. ¿Paranoica? Quizás, pero lo cierto es que se me han quitado las ganas, por ahora, de ver qué hay dentro. Seguiré informando cuando tenga alguna idea.

Actualización: Como no tenía pecera, decidí dejarlo en manos de profesionales. Me traje el paquete al curro y lo pasaron por el scanner. Lo mejor de todo es que no les extrañó en absoluto. Y por fin tengo mi ejemplar. Ahora tengo que buscar dónde guardarlo.

Cadena literaria June 1, 2006

Posted by Tindriel in Literatura.
4 comments

Imperator, muy majo él, me ha puesto en el brete de tener que recomendar 3 libros. La teoría dice que deben ser de lectura reciente, pero visto que él ha hecho lo que le ha dado la gana, yo voy a hacer lo propio (que además así la cadenita gana en emoción).

Recomendaciones de lecturas recientes:

Brooklyn Follies, de Paul Auster. Un hombre, condenado a muerte por enfermedad, busca un lugar en el que pasar los últimos días de su vida. Alguien le recomienda Brooklyn como un buen lugar para morir… Una novela magnífica que supone un punto de inflexión en la literatura de Auster, ya que introduce nuevos elementos literarios que hasta ahora no había explorado. Como siempre, es capaz de manejarlos con sutileza y maestría, como si llevara toda su vida haciéndolo. Y, como todas sus novelas, a mí me enganchó desde las primeras líneas.

Anansi Boys, de Neil Gaiman. El mejor Gaiman, de vuelta. Después del alarde 8un poco vanidoso) de American Gods, recupera la libertad creativa y formal de Neverwhere, creando una magnífica novela sobre la identidad y la divinidad. Y, al tiempo, una bonita fábula.

Windows on the World, de Frédéric Beigbeder. Un divorciado, cuyo instinto paternal nunca ha sido especialmente acusado, decide llevar a sus hijos a contemplar el mundo a través de las ventanas del restaurante situado en la última planta de una de las Torres Gemelas. Es el 11 de septiembre de 2001. Con este argumento, Beigbeder construye una narración lúcida y descarnada de lo que las primeras horas de la mañana de aquel día suponen para este hombre. Asistes a su metamorfosis que, lejos de ser espectacular, no es sino la de un hombre asustado que descubre cómo su escala de valores puede irse a la mierda en cuestión de segundos. La novela huye de sentimentalismos baratos y, precisamente por eso, se convierte en una de las más sinceras que he leído.

Recomendaciones de lecturas de siempre:

El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.

Historia de dos ciudades, Charles Dickens.

Ulises, de James Joyce.

Y miles más, pero no hay espacio…

Actualización: Los designados para seguir la cadena, si quieren, son Earendil y Cassandra. Que antes se me ha olvidado ponerlo…

June 1, 2006

Posted by Tindriel in Telegramas.
add a comment

–Han concedido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras a Paul Auster. No es el Nobel, claro, pero es un reconocimiento a uno de los mejores escritores contemporáneos que conozco. Todas sus novelas están plagadas de decenas de pequeñas historias que empiezan siendo simpleas anécdotas y se desarrollan hasta convertirse, durante un momento, en la historia principal de unas vidas llenas de magia, aun a pesar de lo mediocres que puedan ser o parecer aquellos que las viven.

Su última novela, Brooklyn Follies (de la que podéis leer el primer capítulo aquí), es un exponente más de la genialidad de este hombre que usa las palabras como otros usan el aire para respirar, haciendo que todo parezca muy fácil…

Cynara sigue creciendo tranquila y bajo la atenta mirada de sus cuidadores.

 

Criada a base de biberones, y mantenida alejada de su madre y su hermano (a los que se intentará acercar en breve), la pequeña lince de Doñana pesa ya más que su hermano y se desarrolla con total normalidad. En no mucho tiempo comenzarán los intentos por conseguirle una pareja de juegos, así como iniciar su socialización con semejantes.

–Mis vacaciones van a ser muy productivas. 10 días en agosto para irme a las TdN (si tengo suerte), y 4 semanas en septiembre para seguir un curso de dibujo de cómics que tiene muy buena pinta (sólo por diversión, que conste).

–Me esperan 2 días de curro intenso, muy intenso. Lo que significa que es poco probable que pueda jugar con mis mascotitas estos días.

        

El sábado me resarciré.

–Encontrar un buen local donde dan buen vermout a un precio inmejorable es siempre una magnífica noticia. Tener con quién ir es siempre mejor.

–29 años después sigo soprendiéndome con la facilidad con la que aprendo algunas cosas. Sobre todo aquellas por las que siento interés. Me gusta tener esa capacidad, mantenerla, y encontrar nuevas inquietude cada poco tiempo.

–A veces parezco gilipollas. Otras, sencillamente, lo soy. La buena noticia es que lo sé, e intento que las ocasiones del segundo tipo se den cada vez menos.